Bug Warrior


Mientras su cuerpecito hinchado de sangre agonizaba, yo veía salir el humo de lo que había sido con placer. El fuerte olor a pellejo carbonizado penetraba mis narices inundándome de gozo. ¡Qué mucho disfrutaba esos momentos simples de torturar insectos!