El Árbol de Navidad

Es fuerte y perseverante

Resiste su inevitable destino

Como roca en las orillas del mar

 

Silenciosamente permanece

Haciéndose el invisible por costumbre

Camuflajeado en la esquina

Sin esconderse

 

Se disfraza de lindo con sus colores

Pero poco a poco pierde el candor

 

Ya su cuerpo no tolera su vestido

Se torna débil

Sus cabellos se desvanecen

Pero él resiste

Recto en su postura

Firme en su intención

 

Y aunque sabe que tarde o temprano

le quitaré los adornos y lo despojaré de color

Siempre da su mejor cara

Aún de camino al zafacón.

© 2015 Maricel Jiménez Peña. Derechos Reservados

Leave a Reply

Your email address will not be published.